Fuimos ángeles

Pavel Santa Rosa Cd. Mendoza, Veracruz

Como gemelos bastardos
suspendidos a veinte centímetros del suelo,
fuiste mi hermana y como a una hermana te amé.
¿Hijos de quién? Hijos de nadie,
de nosotros, de nuestras bocas
en las que gastamos y recreamos a Dios.

Descubrirnos entonces que atinada necesidad,
festín de alas y dedos,
almíbar y pachuli.

Qué frágiles y pálidos nuestros cuerpos
ahogados hasta el paroxismo de las últimas
horas,
aprendiendo de las aves el vuelo horizontal.

Tu cabello entre mi cabello,
como un herpetario magnífico.
Tus piernas entre mis piernas,
como aquellos ángeles
con uñas y muelas.
Viñeta de espejos que se pierde en el tiempo.